Archivo de la categoría: Consejos

El turismo rural ya no es una moda

Hace algunos años el concepto de turismo rural consiguió muchos nuevos adeptos. Cómo no conseguirlos si se plantea desde el principio algo diferente y además justo, ecológico y sostenible. Pero mucha gente lo tomó como si sólo fuese una moda pasajera, y luego abandonó la idea. Y es que no siempre es fácil y no siempre es más barato. Ahora con el tiempo la idea se consolidó y ya no es más una moda, ahora es, para muchos, un estilo de vida.

Sin duda las cosas pueden ser más difíciles en el turismo rural. Muchas veces no hay botones que carguen tus maletas, o restaurantes, o televisión o conexión de internet. Pero si te alojas en una casa rural puedes ser parte, por un par de días, de una comunidad, cambiar el aire de la ciudad por aire limpio, ver las estrellas que no dejan ver las luces citadinas. Conectar con la naturaleza y olvidar por un tiempo la velocidad de la vida moderna.

Las opciones están en internet a la distancia de un clic. Sin embargo, es necesario hacer más investigación y estar seguros a dónde vamos a ir. Es buena idea enviar correo electrónico o llamar por teléfono al alojamiento rural a donde queremos ir. También se han aparecido oportunistas inescrupulosos, por lo que es bueno estar alerta. En general considero que la gente es buena y razonable. Por eso mismo suelo llamar yo mismo para establecer una relación de confianza con el dueño o encargado del alojamiento, si es el caso, o con el empleado. Se trata de hacer las cosas diferentes y volver a costumbres olvidadas.

Hay lindos paisajes de los cuales disfrutar, experiencias que nos esperan. A veces faltará la conexión de internet, o el servicio de comida a la habitación. Pero será necesario de vez en cuando hacerlo. Y te lo dice alguien que vive de internet y está conectado todo el tiempo. Si no has intentado el turismo rural, nunca es tarde.

También existen opciones de varias estrellas para los más exigentes, aunque un servidor prefiere un poco la aventura de buscar y encontrar algo diferente.

Foto: Patty P / Wikipedia

Vender para viajar

Cuando decidimos viajar para establecernos en otro país, no podemos llevarnos todo lo que tenemos. Podemos llevar nuestra ropa, pero no podemos llevar muebles ni automóviles ni electrodomésticos. No nos estamos mudando y la opción de llevarnos todo en el avión es impensable con las tarifas de hoy en día. Debemos deshacernos de muchas cosas que hemos ido acumulando a lo largo de los años y que a veces ni siquiera sabíamos que teníamos.

Lo primero es separar lo que nos vamos a llevar al viaje. Ropa, zapatos y gadgets electrónicos es lo primero que se viene a la mente. Luego pensamos en los documentos importantes, tanto los que nos servirán en otro país como los que dejaremos a custodia de alguien de confianza. Una vez hecho este recuento de artículos y documentos necesarios e imprescindibles, todo lo demás debe ser descartado.

Lo primero será tirar a la basura lo que ya no pueda ser utilizado. Después se deberá acudir a nuestra red cercana de amigos y familiares, para ofrecer artículos ya sea en venta o en calidad de obsequio. Por último, se deberá vender o regalar a terceros lo que tenemos. En esta era de internet, no hay nada mejor que los anuncios clasificados. A través de ellos podemos ofrecer nuestros artículos usados y venderlos o inclusive regalarlos a quien interese. Basta abrir una cuenta, subir fotos e información de lo que tenemos a la venta y luego recibir llamadas y correos de los interesados.

Si bien es cierto que publicar la información es fácil, debemos cuidar detalles como la redacción y la atención a los interesados. Hay que invertir tiempo, por eso no es aconsejable dejar esta actividad para último momento. Es útil, por ejemplo, anotar que estamos vendiendo nuestras cosas por motivo de viaje. Además debemos estar dispuestos a negociar el precio, porque lo que nos interesa es cambiar un objeto que ya no nos servirá por dinero en efectivo. Ese dinero nos servirá, cualquiera que sea su monto, en el nuevo lugar donde viviremos.

5 Tips para viajar en tiempo de crisis

Proponemos una serie de puntos para viajar en estos tiempos, en donde parece que la crisis está por todos lados. Sin embargo, creemos que no debe asustarnos tanto como para no hacer lo que nos gusta.

  • Tiempo. Dedícale tiempo a la búsqueda de lugares y paquetes. No compres a la primera, haz una evaluación detenida de los precios en varias épocas, con el fin de saber el precio de mercado y conseguir ofertas reales.
  • Búsquedas online. Cuando busques online, muchos buscadores tienen la opción de guardar las búsquedas y enviar emails con nuevas ofertas cada cierto tiempo. Usa Facebook y Twitter para encontrar opciones. No siempre se encuentran ofertas reales, pero los datos que obtienes te sirven para evaluar el mercado.
  • Visita a tus seres queridos. Ya sea dentro de tu país o afuera de él, hay gente a la que le alegrará verte llegar y es posible que te pueda recibir en su casa. Aún si no te quedas en casa de tu ser querido, los lugareños siempre saben mejor dónde hay mejores precios en restaurantes y pasatiempos.
  • Acuerdos en tu trabajo. Platícale a tu jefe que piensas viajar y que necesitarás unos días a cuenta de vacaciones. Esfuérzate por dar ese “algo más” que puedes cambiar después por permisos a cuenta de vacaciones en tus viajes. Busca gente de tu confianza que pueda reemplazarte unos días si es necesario. Trae recuerdos para tu jefe del lugar a donde vayas.
  • Viaja sin huir del trabajo. No todo viaje de placer debe excluir totalmente al trabajo. A veces con contestar unos emails y hacer un par de llamadas, puedes seguir colaborando con tu empresa. Busca lugares en donde hayan proveedores o clientes importantes para tu empresa, visita la casa matriz, visita una planta de tu empresa en otro país. Con suerte, parte de tu viaje podría ser pagado por tu empresa. Harás útil tu viaje y no dejarás de disfrutar.

Cómo evitar robos en tus viajes

A veces la premura del tiempo o la ilusión del viaje nos hacen bajar las defensas en cuanto a cuidarse de los ladrones. En todos lados hay. La primera recomendación es seguir las mismas precauciones que tenemos al vivir en nuestras ciudades: evitar ciertos lugares, no andar con mucho efectivo, estar más alerta durante la noche.

Deberíamos hacer alguna investigación rápida por internet acerga de las recomendaciones de segurida al viajar a cualquier destino. Es buena idea llevar dos juegos de fotocopias de nuestros documentos, por ejemplo. En algunos destinos turísticos, se recomienda dejar los documentos originales en el hotel y transitar por el lugar con fotocopias de los documentos.

También merecen especial atención las tarjetas de crédito. Deberíamos llevar fotocopia de ellas y llevar apuntado a mano el número de la entidad emisora, para estar preparados en caso de robo o pérdida. La principal recomendación es siempre tener a la vista nuestras pertenencias. En caso de tener que dejarlas por un momento, sólo dejarlas con nuestros compañeros de viaje.

No obstante, no es bueno llevar las precauciones al grado de paranoia. En general, las precauciones reducen la probabilidad de robo, o en todo caso, disminuyen su impacto. Ir por la calle caminando con miedo hasta es una señal de alerta para los ladronzuelos, que son como los predadores, huelen el miedo. Es mejor tomar precauciones y relajarse.

5 Tips para viajar lento

Desde hace un tiempo circula la tendencia a viajar más lento, o por su nombre original en inglés, el slow travel. Viajar más lento, y en general vivir más lento no es una opción para todo el mundo. Está reservado para los que somos de naturaleza más lenta. Para los que vamos siempre más lento, a veces también por un poco de rebeldía en contra de la tendencia general. Ojo, no confundir con la simple pereza que no es más que no hacer ni siquiera lo mínimo.

Pero también ir más lento en los viajes debiera ser una experiencia a tener en cuenta a los que son más activos. Soltar un poco el acelerador y darse unas vacaciones de un recorrido lento, disfrutable y mejor. Ir más lento hasta puede ahorrar dinero. Pero, ¿qué es realmente viajar más lento? Proponemos algunas ideas.

  • Evitar los tour guiados. Visitar 10 países en pocos días requiere ir rápido y cambiar de localidad cada pocas horas. Significa tener un horario rígido para hacer todo lo que está programado. Parece que si no salimos de nuestra cama un día de tour estamos perdiendo el dinero.
  • Viajar por tierra. En muchos casos es más barato llegar a un lugar por tierra y además vamos viendo el paisaje por la ventanilla.
  • Casas rurales. Una manera de probar una vida más relajada es ir a un alojamiento rural en lugar del típico hotel de varias estrellas. Algunas veces en estos alojamientos no hay ni siquiera televisión, ni relojes, ni internet. A principios del siglo pasado tampoco había todo esto y seguro se la pasaban bien.
  • Deja en casa la table y el móvil. Si bien los avances nos facilitan muchas veces la vida, es cierto también que nos solemos complicar la existencia con varios dispositivos. Han habido casos de gente en París que se pasa el día de malas porque no funciona google maps en su iPad. Si no llevas ningún artilugio tecnológico no tendrás fotos para el Facebook, pero andarás más liviano.
  • Pasea con lugareños. Visita a tus amigos y sácalos a pasear contigo. Ellos conocen su lugar y saben bien qué puedes hacer y qué no.  A mucha gente lo que le hace falta es con quien ir un día en plan de paseo por su propia ciudad.

5 Tips para buscar vuelos

Si el dinero no es problema, podemos elegir viajar en avión cuando queramos y con la comodidad que elijamos. Sin embargo, esto sólo es posible para un porcentaje muy mínimo de personas. Los demás debemos encontrar formas de optimizar nuestra compra de billetes para obtener el mejor precio. Aquí apuntamos algunos tips que pueden ser útiles.

  • Reservar con tiempo. Mientras más tiempo mejor. Puedes verificar en internet los precios de mercado según distintas fechas e investigar con tranquilidad las ventajas. Se agotan primero los billetes más baratos, así que si llegas de primero es probable que obtengas el mejor precio. La reserva de vuelos es una actividad a la que hay que dedicarle el suficiente tiempo para conseguir los mejores resultados.
  • Cuándo viajar. No sólo es de fechas, también es días de semana. Los vuelos de viernes por la tarde son más caros, por ejemplo. De eso te darás cuenta si has investigado suficiente por medio de internet. Viajar en la madrugada también sale más barato. Por supuesto, las fechas como navidad y puentes siempre serán más caros, así que si debes viajar en esas fechas, debes comprar con bastante anticipación.
  • Agencias de viaje. Usualmente los vuelos se pueden encontrar más baratos en internet, pero no siempre es así. Cotiza tu billete en una agencia de viajes, a veces algunas tienen acceso a promociones especiales. Preguntar no cuesta nada y te puedes llevar alguna sorpresa. Si vas a viajar mucho, deberías probar en ocasiones para saber precios.
  • No comprar sin leer. A veces los precios económicos tienen restricciones. Por eso debes leer bien las condiciones del vuelo, para saber si es  bueno para tus intereses. A veces las restricciones del vuelo no valen la pena si el descuento no está acorde. Por eso debes reservar con tiempo, para evitar prisas que terminan en malentendidos.
  • Comprar dos billetes. Lo usual es comprar un billete de ida y vuelta. Pero prueba con los buscadores cuánto cuestan dos billetes diferentes (probando diferentes combinaciones).  Puede ser que al comprar un billete de ida y un billete de regreso te ahorres algo, inclusive comprar dos billetes de ida y vuelta podría ser beneficioso si al final ahorras dinero.

 

No compres souvenirs

Cada vez que salimos de viaje caemos en la tentación de comprar souvenirs que serán adornos en nuestra casa. Muchas veces estos recuerdos terminan en la basura cuando hacemos una limpieza general. Pero existe otra forma de recordar nuestros destinos y es comprar algo que realmente sea útil. Por ejemplo, si viajas a Suiza, cómprate una navaja suiza real. Viaja con la maleta con poca ropa y compra ropa en Nueva York. Compra tu nuevo móvil en Taiwán. Completa tu colección de CDs de Los Beatles en Liverpool. Compra tu guitarra española en España. Recuerda que muchos souvenirs de distintas ciudades están fabricados en China.

La idea es cambiar el souvenir tradicional, muchas veces inútil, por cosas que realmente uses y disfrutes. Si te interesa la música y la literatura, compra libros y Cds. Si te interesa el arte plástico, visita alguna galería y compra algo que te guste. Si te gusta el vino cómprate un buen vino. No comprar souvenirs inclusive te ahorra dinero para comprar las cosas que realmente necesitas y aprecias.

Puedes llegar incluso a cambiar el comprar cosas, por disfrutar experiencias. Asistir a un concierto, disfrutar de largos paseos por las calles, saborear un buen café, quizá no vengan con souvenir incluido, pero de realizarse con buen espíritu dejarán recuerdos que no se irán a la basura cuando hagas la próxima limpieza general.

Foto: Henrik Sadura

5 Tips para viajar en época de crisis

A partir de 2008 parece que no hay día en que no salga en las noticias la palabra ‘crisis’. Vivimos en crisis, tal parece. La gente se queja todo el tiempo en las redes sociales.

Es como si hubiese un placer morboso en estarse repitiendo todo el tiempo que todo está mal y que se puede poner peor. Es cierto, no debemos cerrar los ojos a la realidad, pero ¿es necesario repetirlo todos los días?

Aquí apuntamos cinco tips para dejarse de miedos y hacer lo que nos gusta, viajar.

  • Presupuesto. No improvises, al menos con el dinero, cuando viajes. Endeudarse para viajar no siempre es buena idea. Haz a principio de año un presupuesto moderado y realista y respétalo. Saliendo menos a cenar fuera puedes hacer grandes ahorros.
  • Destinos cercanos. No es necesario viajar miles de kilómetros para hacer turismo. Siempre habrán lugares fascinantes cerca de tí, a costo razonable. Conoce tu país, disfrútalo.
  • Viaja ligero. Con poco equipaje aumentas la movilidad y la comodidad durante el viaje y tu retorno será menos cargado.
  • Disfruta. Para disfrutar de un destino no se necesita hoteles y restaurantes costosos. Se necesita un buen destino turístico y actitud para disfrutar de él.
  • Compras. Compra souvenirs y recuerdos en base a tu presupuesto. Por eso es tan importante. Muchos de esos souvenirs ‘lindos’ que compramos en los viajes terminan en la basura cuando hacemos la limpieza de fin de año.

5 Tips para evitar el sobreequipaje electrónico

La vida moderna nos ha hecho adquirir herramientas que nos facilitan la vida. La comunicación a través de internet ha creado la necesidad de dispositivos que hagan mejor la tarea.

Pero, ¿cuándo es suficiente? ¿cuántos gadgets tenemos que usar? ¿cuántos son realmente necesarios cuando viajamos?

Cada persona es un mundo. Aquí anotaremos ideas generales, tendiendo al minimalismo. Pocos gadgets, bien escogidos, son mejores que una maleta llena de dispositivos electrónicos que pueden hacer estorbo.

  • Viajar por placer. Si es un viaje entre las fronteras de tu propio país, necesitas sólo un móvil. Con él tendrás suficiente. Con él podrás tomar fotos, compartirlas por las redes sociales y tal. Si viajas fuera de tu país, lleva una cámara. En caso de imperiosa necesidad de compartir las fotos, busca un cibercafé local. Lleva una tablet o un ereader si y sólo si eres un lector empedernido (vamos, la mayoría no pasamos de unos 10 libros al año).
  • Viajar por negocios. Aunque estamos en plena era de la tabletización, un ordenador portátil nos proporciona todo lo de una tablet y además se puede trabajar cómodamente con el teclado. El iPad es lindo, sí, pero no permite trabajar con texto de la manera en que lo hace el ordenador portátil. Un buen móvil con roaming decente completaría el equipo.
  • Número de gadgets. Cada elemento que agregamos a la maleta añade un grado de complejidad, aunque no nos lo parezca al principio.  En cuanto a número, el más recomendable es uno. Si tu trabajo o actividad no lo permite, es bueno mantener un número menor o igual a 3 gadgets para no complicarse la vida.
  • Viajes largos. En un viaje largo (en tiempo de estadía o lugares visitados), sólo se necesita un buen ordenador portátil y una cámara digital. Por buen ordenador entendemos uno que sea durable y liviano. Eso porque entendemos que te tendrás que comunicar por trabajo o por asuntos personales, así que con un ordenador tendrás todo lo que necesitas.
  • No llevar ningún gadget. Si viajas en grupo, puedes inclusive considerar no llevar ningún gadget. Siempre hay algún amigo que tomará miles de fotos, y seguro pillarás unas que te interesen. Si además las comparten por Facebook o Twitter, ni siquiera tendrás que pedirles copia.

Precauciones para las vacaciones de Semana Santa

Ya estamos en semana santa y es bueno hacer un repaso de las principales recomendaciones para pasar las vacaciones sin sobresaltos. Esto es tanto para las personas que salen de viaje como para las que asisten a eventos religiosos propios de esta época.

  • Hidratarse adecuadamente. Una visita a una playa o seguir a una procesión provoca que nuestro requerimiento usual de líquidos sea un tanto mayor. Para ello es bueno cargar con una botella de agua potable y beber a intervalos prudentes.
  • Evitar el exceso de sol. La exposición prolongada a rayos solares puede provocar quemaduras y deshidratación, así que hay que evitarlo, sobre todo en los períodos en que el sol está más fuerte.
  • Especial cuidado con niños y ancianos. En las aglomeraciones de gente es posible perder a un niño pequeño. Por ello es recomendable siempre tenerlo a la vista e identificado con algún documento para que cuando alguien lo encuentre pueda avisar a los padres. Los ancianos deben ser especialmente atendidos, principalmente en caso de enfermedades crónicas o Alzheimer. No se debe dejar a niños y ancianos encerrados en el auto, bajo ninguna circunstancia.
  • Alimentación. Los excesos están a la orden del día cuando salimos de paseo. Es recomendable cuidarnos del exceso en los viajes de placer, porque pueden llegar a amargarnos lo que debe ser unas vacaciones amenas y merecidas. En caso de que tengamos alguna restricción médica, observarla con cuidado.
  • No olvidarse de la casa. Si viajamos es bueno encomendar nuestra casa, piso o apartamento a alguien de confianza. Quizá un amigo o familiar visite nuestra ciudad en esta época y puede quedarse por estos días en nuestro hogar. Algún vecino puede echarle una vista a nuestra mascota o instalaciones. Los amigos de lo ajeno suelen aprovechar el descuido.