El turismo rural ya no es una moda

Hace algunos años el concepto de turismo rural consiguió muchos nuevos adeptos. Cómo no conseguirlos si se plantea desde el principio algo diferente y además justo, ecológico y sostenible. Pero mucha gente lo tomó como si sólo fuese una moda pasajera, y luego abandonó la idea. Y es que no siempre es fácil y no siempre es más barato. Ahora con el tiempo la idea se consolidó y ya no es más una moda, ahora es, para muchos, un estilo de vida.

Sin duda las cosas pueden ser más difíciles en el turismo rural. Muchas veces no hay botones que carguen tus maletas, o restaurantes, o televisión o conexión de internet. Pero si te alojas en una casa rural puedes ser parte, por un par de días, de una comunidad, cambiar el aire de la ciudad por aire limpio, ver las estrellas que no dejan ver las luces citadinas. Conectar con la naturaleza y olvidar por un tiempo la velocidad de la vida moderna.

Las opciones están en internet a la distancia de un clic. Sin embargo, es necesario hacer más investigación y estar seguros a dónde vamos a ir. Es buena idea enviar correo electrónico o llamar por teléfono al alojamiento rural a donde queremos ir. También se han aparecido oportunistas inescrupulosos, por lo que es bueno estar alerta. En general considero que la gente es buena y razonable. Por eso mismo suelo llamar yo mismo para establecer una relación de confianza con el dueño o encargado del alojamiento, si es el caso, o con el empleado. Se trata de hacer las cosas diferentes y volver a costumbres olvidadas.

Hay lindos paisajes de los cuales disfrutar, experiencias que nos esperan. A veces faltará la conexión de internet, o el servicio de comida a la habitación. Pero será necesario de vez en cuando hacerlo. Y te lo dice alguien que vive de internet y está conectado todo el tiempo. Si no has intentado el turismo rural, nunca es tarde.

También existen opciones de varias estrellas para los más exigentes, aunque un servidor prefiere un poco la aventura de buscar y encontrar algo diferente.

Foto: Patty P / Wikipedia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *