El primer turista de la historia fue griego

El hombre siempre ha viajado. Los primeros viajes de los humanos eran para encontrar comida, agua y cobijo, es decir para satisfacer sus necesidades elementales. Había que encontrar una fuente de agua dulce, suficiente flora y fauna para alimentarse y cuando el hombre aún no construía su techo, encontrar cuevas naturales donde refugiarse de los elementos. Luego las inquietudes y necesidades económicas originaron los viajes por motivos de comercio o como los conocemos ahora, los viajes de negocios. Conforme la sociedad fue evolucionando y aparecieron la religión y los lugares sagrados, surgió el primer tipo de turismo propiamente dicho: el religioso. Las peregrinaciones a lugares sagrados fueron probablemente los primeros viajes que no se hacían por necesidad. No obstante, este tipo de viaje se hacía como un deber, como parte de la creencia de que al cumplir con los deberes religiosos habría una recompensa en otra vida o en las actividades cotidianas.

El turismo recreacional surgió con los griegos, grandes amantes del ocio. Los griegos fueron los primeros en viajar por placer. Probablemente el primer turista de la historia acudió a un evento deportivo: Los Juegos Olípicos de la Antigüedad. Durante los Juegos Olímpicos, los griegos paralizaban sus actividades oficiales, lo que ahora llamaríamos vacaciones. Así que es probable que el primer turista de la historia aprovechara sus vacaciones para trasladarse desde su localidad a la ciudad de Olimpia, en donde se alojó por una o varias noches en algún mesón y vio a los deportistas competir, probablemente a algún pariente. Es probable que también haya asistido a algún espectáculo de teatro y haya disfrutado de alguna buena comida en un buen restaurante, además de aprovechar a echar una caminata por la ciudad. Terminadas sus vacaciones o su dinero, habrá vuelto a casa, con las energías recargadas para volver al trabajo. Sin saberlo, nuestro héroe había sido el primer turista de la historia. Antes de él, sólo viajaban por placer los grandes monarcas de la antigüedad.

Fuentes:  Historia y teoría del Turismo, Wikipedia

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *