Florencia y el Síndrome Stendhal

Foto: Gallería degli Uffizi, por Chris Wee

Florencia (Italia) es sin duda una de las ciudades más hermosas del mundo. Además, su aporte histórico a la ciencia y el arte durante el Renacimiento es invaluable. Algunas veces esta belleza aturde de tal manera al visitante que sufre algo conocido como el Síndrome Stendhal. Sus síntomas son palpitaciones, vértigo, depresión e incluso alucinaciones. La primera persona que padeció el síndrome fue el escritor francés Stendhal, cuando visitó en 1817 la Basílica de la Santa Cruz, en Florencia. Así lo describía el autor en esa ocasión:

Había llegado a ese punto de emoción en el que se encuentran las sensaciones celestes dadas por las Bellas Artes y los sentimientos apasionados. Saliendo de Santa Croce, me latía el corazón, la vida estaba agotada en mí, andaba con miedo a caerme.

Este síndrome fue nombrado en 1979 por la psiquiatra italiana Gabriela Magherini, quien habría observado y documentado alrededor de 100 casos. El síndrome, sin embargo, no lo recoge el Manual de Trastornos Mentales. Los psicólogos han explicado que este síndrome se debe a que ciertas personas son incapaces de reaccionar adecuadamente ante la exposición de obras de arte de gran belleza. También hay psicólogos que no están de acuerdo en clasificar a dichos síntomas como un síndrome o enfermedad mental.

Sin embargo, aunque no existiese tal síndrome, es innegable que la belleza de Florencia es irresistible. Para el turista amante del arte es una experiencia inolvidable visitar la ciudad. Alquile un apartamento en Florencia con GoWithOh y viva la experiencia de disfrutar de Florencia. Si usted es amante del arte y quiere experimentar si es susceptible de sufrir este síndrome el lugar ideal para visitar dentro de Florencia es la Galleria degli Uffizi, en donde se tienen noticias de este padecimiento desde el siglo XIX. La Galleria degli Uffizi es un palacio que contiene una de las colecciones de arte más famosas del mundo. Aquí se encuentra una importante colección de Leonardo Da Vinci, en la sala 15.

El principal factor que hace que Florencia deslumbre tanto es que hay arte en todas sus calles. Cuando el turista, cansado de caminar por la ciudad visitando tantos lugares y admirando tanta obra de arte, decide decansar en una plazoleta, se da cuenta de que es bellísima. Voltea a ver, y ahí hay una iglesia espectacular. Es por eso que debe usted ir con precaución, el Síndrome de Stendhal, al fin y al cabo es una visión romántica del arte y sólo puede ser experimentado por alguien que lo valore, que lo disfrute y que sepa también que es posible que no haya otro lugar en donde se hallen reunidas tantas muestras de la creatividad y el ingenio humano en su máxima expresión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *