Si vas a Roma, disfruta sus jardines

Foto: Villa Borghese, por Emanuele

Roma alberga sitios históricos que recuerdan una de las culturas más influyentes de la historia, el imperio romano. Muchas leyendas circulan alrededor de los excesos y excentricidades del período de decandencia del imperio romano. Pero Roma no sólo es eso. Sus parques y jardines también son apacibles destinos en donde los paseos a pie son tranquilos, placenteros y hasta románticos. Es bueno conocer la devoción que tienen los romanos por espacios verdes y libres.

Comenzaremos por el parque Villa Borghese, el más visitado por los romanos. Ubicado en el centro de la capital, este parque además de ofrecer prados y jardines, contiene la Galería de Arte Moderno, el Museo Etrusco, el Museo Carlo Bilotti y la Galería Borghese. Pero por si esto fuera poco, hay un zoológico, una sala de teatro y una Casa del Cine. Para los más pequeños hay una ludoteca, la Casina Raffaello. Fácil el turista paseador puede estar un par de días disfrutando de este lugar.

Para las parejas en plan romántico, el sitio indicado es el Rosal Municipal, que abre en primavera. En mayo de cada año 1.100 especies de rosas se dan cita para florecer. Aquí también se puede observar el Circo Máximo y el Palatino, en la tranquilidad de la naturaleza. Para visitarlo y disfrutarlo hay que ir en los meses de mayo y junio, puesto que sólo permanece abierto cuando los rosales florecen. Para buscar hotel o apartamento en primavera y verano Oh-Rome es la opción indicada.

No puede faltar en este recorrido el Jardín Botánico. Ocupa 12 hectáreas y tiene 2.000 metros cuadrados de invernaderos. Sus colecciones, además de su importancia científica, están representadas escenográficamente, ubicando al visitante en la región geográfica a la cual pertenecen las plantas. Particular interés despierta su “jardín de los perfumes” donde además se ofrece información en escritura braille para los invidentes. El sitio cuenta también con dos vehículos a batería para los discapacitados.

Otra visita interesante son los Jardines del Vaticano. Estos jardines ocupan dos tercios de la Ciudad del Vaticano y sirven de lugar de meditación para el papa. Aquí sólo se puede ingresar con visitas guiadas que duran dos horas. Este parque es una visita muy recomendada para los que hacen turismo religioso y profesan la fe católica.

El parque de las tumbas de la Vía Latina se ubica en la intersección de la Vía Appia Nuova y la Vía dell’Arco di Travertino. Es un tramo de unos 450 metros, que conserva su aspecto original. A lo largo de esta calle se construyeron sepulcros de diferentes estilos y épocas. Destaca el Sepulcro de los Pancracios, que data del siglo II d.C., cuya riqueza y buen estado de conservación lo hacen tan atractivo como valioso.

Para los amantes del jazz se recomienda la Villa Celimontana, ubicada en el Parque del Celio, entre el Coliseo y las Termas de Caracala. En este lugar, en verano, se celebran importantes festivales de música jazz. También acá se conservan varios mapas históricos de Italia, ya que acá está la sede de la Sociedad Geográfica italiana.

Otros parques y lugares para disfrutar son el Acueducto Felice, el Jardín de los Naranjos, la Villa Pamphili o el Parque de la Caffarella.

Con información de TurismoRoma.it

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *