La casa giratoria de Córdoba

Abdón Sahade, un empresario bromista, tuvo la idea de hacer una casa que fuera diferente. No importaba la época del año que fuera, él quería luz de sol a la misma hora, todos los días. Así que inventó una casa giratoria, que además le serviría para jugar bromas a su familia e invitados.

Sahade era un empresario de origen sirio que llegó a la ciudad de Córdoba, Argentina, en 1904. Se dedicó al principio a la industria textil, pero su inquietud por la arquitectura y la ingeniería lo llevó a dedicarse también a la construcción. Su proyecto más famoso es la casa giratoria, que inauguró después de 4 años de trabajo, en 1951.

Fueron varios los problemas que tuvo que resolver Sahade con esta construcción. Los ductos eléctricos, de agua potable y aguas negras estaban en el centro de la casa, para evitarse cañerías y cableados complejos. El diseño también debía evitar que estos ductos se hicieran un ovillo al girar la casa. La casa giratoria tenía 1 sala de estar, 1 comedor, 2 baños, 1 cocina, 1 despensa y 2 dormitorios.

La casa completaba un giro completo en 55 minutos, con el fin de no utilizar motores tan potentes, ni molestar a los habitantes. Esta característica le permitía jugar bromas a sus visitantes, que al no sentir el giro de la casa, se quedaban sorprendidos de salir por un lugar completamente distinto del que habían entrado.

La casa giratoria con el tiempo fue rodeada de altos edificios y la ilusión de su creador de ver siempre el sol fue perdiendo sentido. Después de la muerte de Sahade sus descendientes no pudieron continuar con el mantenimiento y la casa estuvo a punto de ser demolida. Por tal motivo los admiradores del trabajo de Abdón Sahade hicieron que fuera trasladada a otro lugar. Dicho traslado se efectuó en el 2004. Hoy funciona como funcionaba en sus mejores tiempos, en Museo de la Industria de la ciudad de Córdoba. Es considerada patrimonio cultural. La casa sigue persiguiendo la luz del sol, como quería su simpático inventor.

Video en Youtube:

Fuentes: EadicLa NaciónClarín

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *