Anécdotas de hoteles

En un artículo de 2008, pero aún vigente por su contenido, el periodista Miguel Villameriel nos cuenta algunas cosas que han visto los hoteleros, porque a veces los clientes no tienen la razón.

En el hotel Codina vivieron un incidente que demuestra que las cosas no siempre son lo que parecen. Fran González, su director, relata que «teníamos a un grupo de jóvenes compartiendo uno de los pisos del hotel con la convención de un banco. Después de una noche de fiesta, alguien cogió un extintor y lo vació por todo el piso. Inmediatamente fuimos a hablar con los jóvenes, pero nos juraron y perjuraron que ellos no habían sido. Recurrimos a las cámaras de seguridad y pudimos ver que el causante del destrozo había sido precisamente uno de los respetables jefes del banco. Lo peor es que, en vez de reconocer el error y pagar el extintor, encima se puso chulo. Hasta que le amenazamos con denunciarle, claro».

Leer completo en Diario Vasco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *