Los candados del amor en el Ponte Milvio

Candados del amor Ponte MilvioEl Ponte Milvio es el puente más antiguo de la ciudad de Roma y cruza el río Tíber. Se ha vuelto un atractivo turístico por la costumbre de los enamorados colgar candados en los faroles. Las parejas escriben su nombre en el candado con inscripciones como “te amo” y “por siempre” y luego lo cierran en una cadena, lo colocan en el farol y tiran la llave al río.

El Ponte Milvio fue construido originalmente por Nerón en el 206 antes de Cristo, pero el puente de ahora es del año 1429. Su reciente popularidad se debe a una novela llamada Tengo ganas de tí que vendió 1,1 millones de ejmeplares y que después tuvo una versión cinematográfica. En internet existen también los candados del amor virtuales en la página web Luccettipontemilvio.com, en el que cualquiera puede tener su propio candado.

En la novela Federico Moccia, el autor, relata cómo un joven enamorado convence de su amor a una mujer con una leyenda inventada en la que los novios colocan un candado y una cadena en el tercer farol del lado norte del puente, y después de cerrar el candado, tiran la llave al río Tíber.

El éxito del libro y de la película atrajo a muchas jóvenes parejas a quienes les encantó la historia. Las consecuencias fueron que los faroles fueron cediendo debido al peso. Las autoridades tuvieron que colocar seis juegos de pilares con cadenas para no interrumpir el ritual amoroso y evitar el daño al puente.

Foto: Luciano.

Más información en El Universo.

0 pensamientos en “Los candados del amor en el Ponte Milvio

  1. Raquel

    Me gusta mucho más la tradición de la Fontana de Trevi. Tampoco explicas si al colocar el candado trae suerte en el amor o tienes que pedir un deseo. Creo que estéticamente muchos candados juntos no queda bonito.

  2. Pingback: Ti scatterò una foto - Tiziano Ferro « La música de mi vida

  3. maria

    pues a mi me parece precioso sellar tu amor de esa manera..y tambien he de decir,que me he leido los dos libros de federico moccia editados en españa y me encanta como escribe,ya estoy deseando que la editorial saque “tengo ganas de ti”

  4. Jose Javier

    Yo y mi novio fuimos de primer viaje a Roma…y siguiendo la tradicion colocamos nuestro candao en el ponte milvio…de eso hace ya casi un año…y sigo siendo la persona mas feliz sobre la faz de la tierra…es un acto muy romantico…saber que un amor queda sellado en un candado q nadie nunca por mucho q lo intente podra abrir…porque la llave esta en el fondo del rio Tiber…animo a todos los q visiteis Roma q no dejeis de pasar por alli…merece mucho la pena…NNN+QT!!!!

  5. Carmen

    Raquel, no puedes decir que muchos candados no quedan bien, pues si fuera por otra cosa, pero, es por el amor de miles de jovenes.
    A mi me parece precioso, me encantaria poner uno..

  6. Pingback: ¿Candados del amor en el Millenium? | Blog del Barrio de Los Rosales de A / La Coruña

  7. Cristian

    Si lo construyò Neròn, no pudo haber sido en el 206 a.C. como dice al comienzo. O fue otro gobernante o fue Neròn y en ese caso tiene que haber sido màs o menos entre el año 50 y 60 a.D. Como sea, la anécdota es pintoresca.
    Saludos

  8. ruben

    Se merecían un poema estos candados que florecen en los puentes de toda España”candado de amor”.Lo he escrito sintiéndolo.
    besos

  9. julia

    Cuidado con los candados virtuales, el dia de los enamorados hubo una publicidad del CLUB BLINKO numero de mensajería (79551). por la cual hasta el dia de hoy siguen mandando mensajes y cobrandolos en el movil. La solución es llamar a vuestra compañia telefónica y que os restrinjan este número. Simplemente te mandan el mensaje pero lo estan COBRANDO. No es esta web. Caro candadoooooooo.

  10. HERNAN

    ME PARECE QUE SÓLO DEBE SER UN CANDADO DE RELACIONES DE PAREJAS HETEROSEXUALES COMO DICE LA TRADICIÓN. MALO MALO MALO “JOSE JAVIER QUE EXPRESA QUE ÉL Y SU NOVIO….” O SE EQUIVOCÓ AL ESCRIBIR LA “O”?

  11. Teresa

    Me arrepiento de no haber puesto un candado antes de que nuestro amor se terminara, así, por lo menos, ahora quedaría algo de ese amor, algo indestructible. Sé que si hubiéramos puesto el candado, cada vez que él viajara a Roma se acordaría de mí.
    Rodrigo, te amo…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *